Mochi daikon para triunfar

El nabo es una de las verduras más humildes del campo. Se usaba con profusión en las épocas de hambrunas.  Pero en cuanto pudimos permitirnos comer otra cosa lo relegamos a un segundo plano. En Japón y China no ocurre lo mismo. El daikon japonés es una de las verduras más empleadas en su cocina. Se presenta de mil formas: en ensaladas, como elemento decorativo y de presentación, en sopas, macerado en vinagre o en miso…

En China pasa otro tanto. De momento, el daikon , ese tubérculo blanquísimo  que puede pesar uno o dos kilos, no está disponible en nuestras secciones de verduras. No importa, tenemos el nabo de toda la vida. últimamente sólo lo usábamos para echar al caldo del cocido. No sé exactamente para qué, apenas aporta sabor y luego se desecha desaprovechando sus aportes nutricionales.

 

Vamos a presentar una   receta que os encantará, resulta muy barata y fácil de hacer y que os ayudará a mejorar vuestra dieta, vuestras cenas y vuestra salud.

Mochis de daikon

Vamos a hacer unas tortitas de daikon a la plancha, no vamos a usar la vaporera. Se llaman daikon mochi porque para hacerlas vamos a usar harina de arroz normal y harina de arroz glutinoso. Para darle contenido podemos usar gambas, seta shiitake, surimi y cualquier pescado que queramos hacer para dar sabor y alegría a este divertido plato. Abajo dejamos el vídeo de Youtube de Cooking with dog en el que nos hemos inspirado para esta entrada.

Ingredientes:

Ricos mochis de daikon: los mochis en Japón no se asocian exclusivamente a los dulces o wagashi, este plato es un buen ejemplo.

120 gr. nabo rallado

30 gr. zanahoria

30 gr. gambas sin cocer

15 gr. seta shiitake o surimi o champiñón

40 gr. de harina de arroz

40 gr. de harina de arroz glutinoso

1 trozo de puerro

un poco de shiitake en polvo o kombu en polvo (opcional)

Empezamos

Lo primero que vamos a hacer es pelar las gambas y cocer las cabezas y las peladuras en un poco de agua a fuego bajo durante unos diez minutos. Luego troceamos las gambas en trocitos pequeños, junto con el troceito de puerro y el ingrediente o los ingredientes que hayamos elegido : surimi, champiñon o seta shiitake. Si la seta shiitake es deshidratada, entonces, previamente la habremos hidratado y reservado su caldo. Luego salteamos en una sartén con aceite de oliva o de sésamo.

Cuando hayamos terminado lo ponemos en un cuenco grande, añadimos la harina de arroz y de arroz glutinoso y añadimos caldo de gamba y de seta shiitake hasta obtener una masa sedosa. Esto va a ojo, ponemos poco a poco líquido a la masa mientras mezclamos con una cuchara de madera o espátula. Puedes añadir al caldo un poco de seta shiitake en polvo o kombu en polvo para potenciar el sabor.

Luego, nos mojamos las manos y damos forma a seis tortitas. Deben quedar finas. Unas vez, formadas, las echamos a la sartén caliente con un poco de aceite y las hacemos a fuego bajo, vuelta y vuelta. Hay que cuidar que se hagan por dentro. Y ya están hechas. Las servimos con la salsa que más nos guste: salsa de soja, salsa ponzu o bien salsa de chile dulce o sriracha.

Una imagen vale más que mil palabras y un vídeo ya no te digo nada. Echa un vistazo al tutorial

Deja un comentario