Usos del mochi: Sopa zoni, la sopa de Año Nuevo

En Año Nuevo uno de los platos típicos de Japón es la sopa zoni. Se supone que comer esta sopa en familia, da buena suerte. El gran protagonista en este plato es el mochi, el pastelito  hecho a base de harina de arroz glutinoso.

No se trata del mochi que se usa en repostería, el wagashi. Es el kirimochi, el ladrillito de arroz de apariencia pétrea y que la mayoría de nosotros no sabría cómo cocinar si no nos lo dicen.

Aparte del uso del mochi, no hay una forma establecida de hacer esta sopa, cada familia hace la suya a su modo y su manera.  El caldo de la sopa puede ser de pollo o el típico dashi japonés, producto de hervir láminas de bonito y alga kombu. Vamos a hacer una delicada presentación de la sopa zoni y vamos a dar ideas para presentar una sopa reconfortante, sana y  preciosa.

El mochi, un alimento sagrado.

Los kirimochi no parecen gran cosa pero son uno de los ingredientes más emblemáticos y simbólicos de la cocina japonesa.

¿Por qué el mochi es un alimento sagrado? ¿Por qué lo es el arroz? La respuesta es simple, el problema de nuestros antepasados no era precisamente el sobrepeso sino la desnutrición. El arroz en el Antiguo Japón era la base de la alimentación, se comía arroz y poco más. El mochi sólo se comía en las celebraciones, así que…

El mochi se obtiene de machacar arroz glutinoso cocido, para celebrar el Año Nuevo se organiza el mochitsuki. Es un acto social en el cual las familias o vecinos se reúnen para machacar el arroz cocido y elaborar los mochis. Aquí en Madrid la   Asociación de la Comunidad Japonesa de Madrid organiza esta fiesta a la que yo he ido en un par de ocasiones.

Allí  probé mochis caseros muy buenos, aprendí hace años lo que es el kinako , la harina de soja tostada, y por supuesto, tomé una exquisita sopa zoni, que se hacía con caldo de pollo, no dashi como dicen todos los manuales.

Si no vas al mochitsuki no hay problema, puedes adquirir los kirimochi para elaborar tu sopa. Estos mochis tienen el aspecto y la dureza de un ladrillo. Hay que meterlos en el horno para ablandarlos y hacerlos comestibles. Una vez sacados del horno, tienen una textura gomosa y el gusto dulce del arroz.

Se pueden dejar así, añadiendo kinako con azúcar para elaboraciones dulces, o ponerle un poco de salsa de soja por encima. Pero si los añadimos a un buen caldo, absorberán los sabores, se ablandarán aún más y resultarán más ricos.

Vamos ya a hacer la sopa

Caldo

Para mi sopa usé caldo de pollo que hice cociendo una cebolla, un puerro, una zanahoria y unas carcasas de pollo durante una hora.

Después, añadí un poco de sake, un chorrito de men Tsuyu . Cuando se enfrió, puse un poco de pasta de miso y una cucharadita de shiitake en polvo.

Guarnición

Aquí la imaginación manda, pero a mí no me gusta la sopa con tropezones que impida la degustación del caldo. Añadí unas tiras de puerro, unas florecitas de nabo, si no hay daikon, de algo hay que vivir.  Y por supuesto, añadí los mochi que ya había metido previamente en el horno. No los tosté aunque se puede y debe hacer, los cocí con aire caliente en el horno.

Los mochi después de meterlos en el horno se ablandan, pueden tostar por arriba pero para la sopa los dejamos así.

Os dejo una muestra de cómo hice los adornos de nabo con unos moldes de galleta pequeños. Con muy pocos medios podemos hacer cosas muy bonitas como podéis ver.  Intentad hacer esta sopa y disfrutarla .

No nos detenemos. Si no hay daikon usamos nabo y unos moldes pequeñitos de galleta. Toda la guarnición se puede dejar cocer un poco con el caldo.

Recuerda, todos los ingredientes que necesitas, los utensilios y la vajilla los encontrarás en mundonipon.com

 

 

Deja un comentario