Hibisco: una bebida de moda

 Caigamos en la tentación: bebamos hibisco

El hibisco es una de las flores más llamativas y más asociadas con los paraísos tropicales. En lugares cálidos se usa como flor ornamental. En los últimos años esta flor se ha puesto de moda, se encuentra en la composición de algunas tónicas premium e incluso se venden las flores frescas para añadir a ensaladas o decorar postres.

Bebida de hibisco : vistosa, saludable y muy de moda

Pero no hay que olvidar que  es uno de los sabores más exóticos y  llamativos a la hora de elaborar bebidas, infusiones, helados e incluso mermeladas. Se puede usar como colorante porque deja un color rojo intenso pero ante todo es una planta medicinal con efectos muy positivos para las dolencias cardio-vasculares, entre otros beneficios. 

Agua de Jamaica

El sabor del hibisco no es dulce, tiene notas agrias y ácidas, es necesario un poco de dulzor pero una vez que el paladar se acostumbra resulta insustituible. Esta flor tiene propiedades adelgazantes, antioxidantes, controla la hipertensión, el colesterol, etc…

Hibisco en mundonipon.com

Es inteligente acostumbrarse a tomar esta bebida, muy típica en México y en los países caribeños. Tan sólo hay que infusionar durante unos diez minutos un litro de agua con unos 10 ó 15 gramos de hibisco, esta cantidad es al gusto dependiendo de si queremos un sabor más intenso o no. Después, se cuela y se añade azúcar o edulcorante según nuestro criterio. Se deja enfriar y se sirve con hielo. Si eres muy sibarita puedes acompañar con un chorrito de licor.

Sorbete de hibisco con frutas rojas

El hibisco marida muy bien con las frutas frescas y dulces como son la sandía o las cerezas.

Bebida helada con frutas rojas

Te proponemos hacer un sorbete con 500 gr. de sandía, 200 gr. de cerezas deshuesadas y una taza de té de hibisco. Congela la sandía y las cerezas o ponlas muy frías de la nevera. Después bate el té junto con la fruta fría y sirve con hielo a ser posible picado. El té de hibisco se obtiene infusionando las flores  con agua durante unos diez minutos. Se puede añadir azúcar o edulcorante al té cuando está caliente si el dulzor de las frutas no nos parece suficiente.

Tendrás una bebida sana, estimulante y riquísima.

Deja un comentario