Agar agar el alimento anti-kilos de Japón

Agar agar en polvo

 El agar agar o kanten es uno de los ingredientes originarios de Japón que más se ha popularizado fuera de sus fronteras. El agar agar se obtiene de hervir algas rojas del género Gelidium. Tras un elaborado proceso de secado se obtiene unas fibras blancas que pueden absorber una gran cantidad de agua y convertirse fácilmente en gelatina. El agar agar en fibras se suele usar para comer en ensaladas y para hacer gelatina se suele emplear el agar agar en polvo.

Propiedades del agar agar

Agar agar en fibras

El agar agar es muy beneficioso para el cuerpo y se ha puesto de moda gracias a las principales dieta adelgazantes. Aunque aporta fibras y minerales como el calcio o el hierro no tiene apenas aporte calórico. Es muy apreciado por su capacidad de eliminar residuos del estómago y del intestino gracias a su fibra, también reduce el colesterol en sangre y alivia el estreñimiento.

Es muy recomendado en las dietas adelgazantes y para las personas que sufren problemas intestinales, su textura favorece el tránsito intestinal y no resulta agresiva.

Un ingrediente que despierta la imaginación

La gelatina que se obtiene del agar tiene muchas ventajas con respecto a otros gelificantes, de hecho, es el espesante más potente que se conoce, basta con añadir una pequeña cantidad al agua o líquido con el que se quiere hacer la gelatina  para obtener unos buenos resultados. La gelatina así obtenida se mantiene firme con independencia de la temperatura a la que se someta. Otra gran ventaja es el hecho de que el agar no aporta absolutamente nada de sabor, color o de olor, sólo textura, es una especie de arcilla culinaria un material que en manos de los cocineros y reposteros japoneses genera auténticas joyas comestibles.

Es un material increíble para trabajar en repostería, puesto que adopta con facilidad cualquier sabor y siempre cuaja. Uno de los postres más conocidos hechos con gelatina es el anmitsu. La base es la gelatina de agar agar, se cuaja la gelatina en un recipiente rectangular se corta en cubitos  y luego se sirve con los ingredientes de nuestra elección: frutas cortadas, anko japonés o dulce de judía roja, pequeñas bolitas de arroz llamadas dango… Es tradicional regarlas con mitsu, un sirope espeso hecho con azúcar moreno que se puede sustituir con nuestro caramelo líquido.

Otra opción es hacer fideos tokoroten: la gelatina se hace pasar por un utensilio alargado que la divide en finos fideos. Estos tienen unas propiedades similares a los shirataki hechos con pasta konjac.

Otra lista de gelificantes que suele usar en la cocina son: cola de pescado, la goma xantana o la goma guar. Cada uno tiene sus pros y sus contras, pero el que resulta más estable con independencia de la temperatura es el agar agar, siendo además el que más favorece un correcto funcionamiento del intestino.

Deja un comentario